(Expresión) El Ministerio del Interior (Mininter) precisó que sí existe una orden de captura fuera de Perú contra el expresidente Alejandro Toledo y descartó informaciones que refieren lo contrario y llevan a confusión a la ciudadanía.

A través de un comunicado, el Mininter explicó que el juez Richard Concepción Carhuancho estableció el jueves 9 de febrero la detención preventiva de Toledo por 18 meses y ese mismo día envió dicha solicitud a la Interpol Perú para que pueda ser reenviada a Interpol Internacional a efectos de activar la alerta roja mundial.

“Ellos (Interpol Internacional) acusaron recibo de ella a las 00.10 del viernes, señalándose que pasarían la solicitud a su asesoría jurídica, como es de trámite obligatorio”, dice el comunicado.

A partir de esa hora, agregó el ministerio, las autoridades peruanas estuvieron en estrecho contacto con las de la sede central de la Interpol, exigiendo que esta orden se pusiera en ejecución con la rapidez posible, dada la gravedad del caso.

En la mañana del viernes el ministerio del Interior puso a Alejandro Toledo en el sistema de recompensas, ofreciendo 100,000 soles por información que lleve a su ubicación y captura, prosiguió el ministerio, explicando sus acciones en el caso.

El Mininter comentó que hacia las 14:00 horas Interpol puso la alerta roja mundial (en 190 países) con la información de que, en el Perú, Alejandro Toledo, estaba requerido por la justicia para ser detenido y solicitando la colaboración correspondiente.

“Como se sabe todos los países del mundo, toman sus decisiones de manera autónoma y el Perú no puede decidir por ellos si se captura o no a una persona, cuando está en su territorio”, precisó.

En el caso de los Estados Unidos, donde probablemente se encuentra el referido requisitoriado, el Perú solicitó y obtuvo la buena voluntad y la colaboración de sus autoridades.

Hasta la fecha, sin embargo, por razones de procedimiento, los jueces de los Estados Unidos no han autorizado la captura en su territorio de Alejandro Toledo Manrique. El gobierno del Perú tiene, sin embargo, fundadas expectativas de que esto pueda ser acogido prontamente.